Abene
Cuidado de la chinchilla
Las chinchillas son pequeños roedores originarios de las regiones altas, frías y áridas de los Andes de Perú y Chile en Sudamérica. Tienen el pelaje más suave y fino de la naturaleza. Aprende a cuidar de tu mascota con nuestros consejos e información.
Alimentación
El alimento Suavepiel de Abene está balanceado y completo para cubrir las necesidades nutricionales en todas las fases del ciclo de la vida de las chinchillas.

Provee el alimento a chinchillas jóvenes y adultas a libre acceso. Si al comprar la chinchilla en la tienda no disponen de comida especial para chinchillas y nos dicen que la han estado alimentando con comida para conejos deberemos pedir Suavepiel que es específicamente para chinchillas y mientras tanto seguir con la misma que le daban en la tienda, una vez tengamos Suavepiel deberemos añadírsela a la dieta paulatinamente, mezclando la comida de conejos con la nueva y día a día ir aumentando la proporción de Suavepiel y disminuyendo la de conejo hasta finalmente darle solo Suavepiel. Debemos hacer esto porque las chinchillas son especialmente sensibles a los cambios de dieta y si de un día para otro cambiamos bruscamente su dieta podemos provocarle una diarrea, graves trastornos digestivos y en algunas ocasiones la muerte.

El animalito debe tener siempre en su jaula heno de alfalfa seco para poder comer cuanto quiera, esto es muy importante ya que su estómago no debe vaciarse nunca, necesitan estar continuamente comiendo para mantener su salud.

El agua debe ser limpia y fresca, sobretodo en verano se le debe de renovar todos los días. Es muy conveniente que el agua sea potable ya que el agua del grifo contiene grandes cantidades de cloro que pueden ser perjudiciales para su delicado estómago.

El agua se le proporcionara en un recipiente tipo botella con chupete metálico de tamaño acorde con nuestra mascota (más grandes que los de hámster). El chupete debe quedar a una altura cómoda para el animal, de manera que pueda beber estando en postura erguida pero sin tener que hacer grandes esfuerzos por llegar a la boquilla.

También puedes incluir en su dieta y en pequeñas cantidades:
Zanahoria, pimiento verde, col, brócoli, avena natural en grano, diente de león, pequeños insectos, espinacas, tomates, manzana, pera, plátano, sandía.
Y de forma muy ocasional (2 veces por semana) puedes delaitarla con golosinas:
semillas de girasol, pasas, avellanas, almendras, nueces.

Alojamiento
En el momento en que nuestra chinchilla llega a casa debemos comprender que se muestre asustada, así que no hay que estresarla. Elegiremos para ella un lugar de la casa tranquilo, sin ruidos y que no sea lugar de paso frecuente de los miembros de la familia, también evitaremos el contacto con otras mascotas de casa. Durante estos primeros días no la agarraremos, manosearemos ni agobiaremos a nuestro animalito.

Antes de adoptar una chinchilla será fundamental preparar la jaula en la que va a vivir. Debemos saber que estos animales necesitan espacio por ese motivo te recomendamos buscar una jaula suficientemente amplia y alta (100 x 70 x 100 cm, por ejemplo).

En la jaula nunca puede faltar: lugares donde esconderse, cuerdas o ramas para trepar, rueda grande, Cama Plus de Abene, comedero inoxidable, arenero para el baño Pro PIEL, y un bebedero tipo biberón.

Higiene
Baños de Arena
Para que nuestra chinchilla esté sana necesita que se le proporcione una arena especial para ellas, (Pro PIEL de Abene) en la cual se revolcaran, restregando su denso y suave pelaje contra esta arena. NUNCA se debe mojar a una chinchilla.

Este baño es necesario porque las chinchillas necesitan impregnarse con esta arena para eliminar el exceso de humedad de su pelaje y que este luzca sano y brillante, evitando así el peligro de que enferme por hongos. Por lo cual es muy importante proporcionarle estos baños de arena a nuestro animalito y es algo que no deberemos descuidar nunca.

Ponga una capa de por lo menos 5 cm de espesor de arena Pro Piel de Abene en cualquier recipiente o charola. Usa de preferencia una charola de metal o plástico, recordando que el contenedor debe ser de mayor tamaño que la chinchilla, pero lo suficiente pequeña para que pase por la puerta de la jaula.

Las chinchillas son criaturas de vida nocturna, es mejor ofrecerles el baño por la mañana, lo cual agradecerán, deja que tu chinchilla juguetee de 10 a 15 minutos, no necesitará más tiempo para desenredar y limpiar su pelo.

Se recomienda ofrecerle el baño de arena cada 2días. Si se nota que el pelo de su chinchilla parece liso, se separa fácilmente o está húmeda al tacto, deberá ofrecer el baño de arena diariamente. Si la chinchilla se rasca frecuentemente, reduzca los baños ya que de lo contrario se le puede resecar la piel en exceso. Retire y cambie la arena que se vea sucia o esté contaminada con orina o heces. Para prevenir cualquier enfermedad contagiosa, cada chinchilla deberá tener su propio baño.

Enfermedades
Aunque la chinchilla es un animal relativamente sano debemos conocer cuáles son las enfermedades principales que puedan afectarle:

Golpe de calor: Evítalo situando la jaula de tu chinchilla en un lugar fresco pero sin corrientes de aire.

Arena en los ojos: Revisa a tu chinchilla después de cada baño para evitarlo.

Parásitos: Generalmente es consecuencia de una falta de higiene.

Problemas estomacales: Aparecerán si le damos en exceso fruta que contenga mucha agua o una dieta inadecuada.

Ante cualquier problema de salud grave relacionado con tu chinchilla no lo dudes: acude al veterinario experto en exóticos. Internet está repleto de consejos e información sobre enfermedades, pero lo cierto es que solo el veterinario puede emitir un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

Comportamiento
En nuestros primeros contactos con la chinchilla recién llegada a casa deberemos acercarnos a la jaula y dejar que nos vea, que se acostumbre a nosotros mientras le hablamos con un tono suave y pausado para que el animal se acostumbre a nuestra presencia. Cuando no muestre temor ante nuestra presencia podemos empezar a meter la mano en su jaula dejando siempre que sea ella la que se acerque a olernos, sin perseguirla ni agobiarla, poco a poco la curiosidad irá venciendo a su temor y se acercará a olisquear ese elemento nuevo que ha aparecido en su jaula.

Es muy normal que durante estos primeros días la chinchilla mordisquee nuestros dedos con quizás demasiada fuerza haciéndonos incluso algo de daño, pero no lo hacen con mala intención, tan solo examinan nuestros dedos para comprobar si son susceptibles de ser roídos, pronto aprenderá que no lo son.

Una vez que la chinchilla sepa que nuestra mano no le va a hacer daño es el momento de empezar a agarrarla, para lo cual deberemos abrir por completo nuestra mano dentro de la jaula de la chinchilla y dejar que sea ella la que se suba, a lo sumo podemos introducir la mano por debajo de la chinchilla pero nunca sujetarla con firmeza, solo conseguiríamos asustarla. Con la chinchilla sobre la palma de nuestra mano podemos sacarla de la jaula y apoyarla contra nuestro pecho, siempre manteniendo una mano por debajo de ella para que sus patas no queden en el aire, ya que esto no les gusta. Es posible que las primeras veces que cogemos a nuestra chinchilla esta se muestre asustada e incomoda pero si la agarramos todos los días, pronto se acostumbrará a ello y su actitud pasará a ser mansa y tranquila.

Made on
Tilda