Abene
Cuidado del hámster
Con la debida atención y cuidados, los hámsters pueden vivir hasta cinco años pero, para conseguir que su vida sea saludable, debes tener en cuenta los siguientes consejos e información para que tu hámster tenga una buena calidad de vida y sea feliz.
Alimentación
Una dieta nutritiva y equilibrada ayuda a mantener a tu hámster feliz y saludable de por vida.

Aunque los hámsters son unos animalitos muy pequeñitos, son muy comelones. Lo que tu hámster no se come de inmediato, lo guardará en algún rincón y lo comerá más adelante.

Un hámster come en promedio 5 a 7 gramos de comida al día. Si alimentas en exceso a tu hámster, notarás que la pila de alimentos almacenados crece y crece. Si esto sucede retira la comida vieja, ya que puede descomponerse y enfermar gravemente a tu amiguito. Ten en cuenta que los hámsters que son muy activos, están embarazadas, en periodo de lactancia, enfermos o en ambientes muy fríos, requieren más comida que aquellos que no están sujetos a estas condiciones.

Una nutrición balanceada juega un papel muy importante en la salud, longevidad y reproducción de tu hámster. La alimentación ideal es la proporcionada por un alimento comercial de alta calidad. Loggies de Abene es una alimento balanceado y completo para hámsters y roedores como: ratas, ratones, hámsters y gerbos. Esta formulado para proveer los requerimientos nutricionales de todas las fases de su vida, incluyendo reproducción y lactancia.

Otra opción es Chiquitín de Abene; es un alimento completo y balanceado de mezcla de semillas seleccionadas y de primera calidad para hámsters. Chiquitín contiene semillas de PROVIMIN que es un complemento nutricional que contiene Proteínas, vitaminas, minerales y energía que complementan y balancean nutricionalmente la mezcla de semillas. Al igual que Loggies contiene omega 3 y 6.

Es recomendable que suplementes la dieta de tu hámster con alimentos frescos, cada dos días más o menos. Lo ideal es que sea fruta fresca y verduras crudas. Las mejores opciones incluyen aquellos alimentos bajos en azúcar y agua; el azúcar no es bueno para los hámsters, pues éstos son propensos a la diabetes, y el exceso de agua puede causarle diarrea a tu amiguito.

A algunos hámsters les encanta comer higos, uvas, mangos y plátanos pero su alto contenido de azúcar hace que sean una mal opción para ellos. Una mejor opción es melón, manzana, pera, melocotón y ciruela. Evita la sandía, debido a su alto contenido de agua, lo cual, como te dije anteriormente, puede producirle diarrea a tu mascota.

Si quieres darle de regalo un bocado especial, puedes darle Trocitoz de Abene, es un premio complemento nutricional para tu mascota, como incentivo por su buen comportamiento o si se encuentra convaleciente ofrece en la cantidad de 25% de su consumo diario de alimento durante 7 días consecutivos o hasta que se haya logrado la mejoría y respuesta física esperada.

En situación de estrés y/o mayor demanda nutricional como gestación, lactancia, periodo de crecimiento o juvenil, después de alguna enfermedad u operación, subconsumo de alimento, traslados y cambios drásticos de alojamiento o medio ambiente, puedes ofrecerle a tu hámster Tronkitos de Abene, que es un complemento nutricional adicional a su comida diaria.

Ofrezca Tronkitos en la cantidad de 25% del consumo diario de la alimentación del hámster durante por lo menos 7 días consecutivos, o hasta que haya logrado la mejoría.

Alimentos prohibidos: Evita todos los alimentos enlatados y procesados, incluyendo cereales para el desayuno. Otros alimentos que no debes darle son papas, alubias, berenjenas, frutos cítricos, aguacate, ajo, cebollas, cebolletas, cebollín y encurtidos. No le des chocolate, dulces, papas fritas y otros alimentos chatarra, sobre todo debes evitar estos alimentos si tienes una hámster embarazada.
Alojamiento
Si estás pensando en tener un hámster de mascota necesitas conseguir la jaula adecuada para tu nuevo amiguito; comprar cualquier jaula sólo por comprar algo no es lo adecuado.

– Asegúrate que la jaula que piensas comprar tenga buena ventilación. El aire debe correr libremente dentro de ella. Si tienes una jaula poco ventilada, que recoge humedad, le traerá problemas de salud a tu hámster.

Asegúrate de que la jaula sea muy segura, ya que los hámsters son unos verdaderos maestros del escape, y por donde puedan escabullirse, por allí se irán. Son tan flexibles que pueden escapar fácilmente escurriéndose entre los barrotes de la jaula. Asegúrate que las barras de la jaula estén muy juntas.

– Compra una jaula que tenga de piso una bandeja profunda. Esto te permitirá colocar suficiente sustrato en el piso. La mejor opción es Cama Plus, cama biodegradable de ABENE, está hecho de un material vegetal que ha sido pulverizado, tratado contra parásitos y compactado a alta temperatura de manera que ofrece un material muy absorbente. Lo mejor es que lo puedes desechar arrojándolo al W.C en cantidades moderadas sin taparlo. Una bandeja profunda mantendrá la jaula limpia, ya que tu hámster no va a esparcir el sustrato hacia afuera.

– Otra cosa muy importante a considerar cuando estés viendo la jaula para tu hámster, es que ésta sea de un tamaño adecuado para que tu animalito esté cómodo y pueda ejercitarse.

Si la jaula no es lo suficientemente grande, tu hámster se pondrá gordo y hasta podrá enfermarse, pues los hámsters son inquietos por naturaleza y el sedentarismo los puede matar.

El tamaño mínimo debería ser de 70×30×25 cm aunque cuanto más espacio tenga el hámster más se ejercitará y tendrá mejor calidad de vida.

En caso de tener tubos en la jaula debemos limpiarlos cada 2 o 3 días.

La jaula hay que limpiarla completamente una vez al mes pero hay que ir haciendo pequeñas limpiezas durante la semana. Lo mejor para limpiarla es usar agua caliente y un jabón neutro. Semana a semana hay que limpiar las zonas de orín con vinagre.

• Los comederos más cómodos son los de porcelana, se limpian fácilmente y no se
pueden volcar porque pesan.

• El mejor bebedero es el de biberón de bola. Hay que comprobar que funciona correctamente y que no gotea.

Rueda. El tamaño de la rueda tiene que ser mayor (al menos un par de centímetros) al tamaño del hámster para que no tenga problemas de espalda ya que un diámetro insuficiente le obliga a mantener la espalda curvada. Además, la rueda debe ser lisa, de plástico duro, con una superficie plana, que no sea completamente cerrada y que se sujeten a la jaula de manera que no pueda suponer un peligro para el animal.
La jaula debería estar llena también de juguetes. Las ramas de árboles frutales (libres de cualquier sustancia química) pueden ser el complemento perfecto para ir cambiando su lugar de juego. Troncos, ruedas, puentes, cuevas improvisadas, cartón del papel higiénico, hay muchas opciones en la tienda de mascotas.

Enfermedades
Muchas enfermedades que afectan a los hamsters están causadas por una mala alimentación, exceso de humedad, temperaturas inadecuadas, caídas o mordiscos, conjuntivitis por paja polvorienta, falta de higiene, falta de ejercicio, estrés, perturbación de sus horas de sueño y cuidado defectuoso. Enfermedades que se pueden evitar.

Si nuestro hamster tiene algún problema de salud se le debe llevar cuanto antes a un veterinario especialista en animales exóticos.

Cuando nuestro hamster esté despierto tendremos que hacerle un pequeño control para ver que no haya ningún síntoma que nos pueda preocupar. Hay que realizar una revisión completa no sólo física sino también de su estado de ánimo:

Ojos: los ojos no tienen que tener legañas, tener un color extraño o haber aumentado de tamaño.

Orejas: deben de estar limpias y sin heridas.

Nariz: sin flujo nasal y su respiración debe de ser normal.

Boca: hay que revisar que no le hayan sobrecrecido los dientes.

Pelaje y piel: un pelaje brillante y la piel sin rojeces, caspita o parásitos. La zona peri-anal tiene que estar limpia.

Debemos comprobar que el hamster:

• Está activo.

• Come y bebe.

• Hace sus deposiciones correctamente.

El hámster anciano.

Cuando nuestro hámster se haga mayor empezará a perder los dientes. Cuando esto suceda deberemos alimentarlo con papilla especial para hámsters o ratones.

Los animales ancianos se vuelven torpes y no es conveniente que sus jaulas tengan más un piso para evitar caídas fatales.

Ante cualquier problema de salud, no lo dudes: acude al veterinario experto en exóticos. Internet está repleto de consejos e información sobre enfermedades, pero lo cierto es que solo el veterinario puede emitir un diagnóstico y un tratamiento adecuado.



Comportamiento
Son animalitos solitarios y territoriales que en la naturaleza se juntan únicamente en época de celo. Los hámsters deben vivir solos y la mejor compañía para ellos somos nosotros mismos y un alojamiento lleno de posibilidades y diversión. Aunque hay gente a favor de que convivan varios ejemplares juntos, especialmente los hámsters enanos, la realidad es que en el momento que uno de ellos pierda el olor de grupo o haya algún conflicto, como la falta de espacio o de comida, la aventura puede terminar en tragedia. Las peleas entre hámsters son cruentas y muchas veces no quedan únicamente en sustos. Las heridas pueden a llegar a extremos alarmantes e incluso pueden morir antes de que nos podamos dar cuenta ya que la mayoría de ellas suceden durante la noche, momento en que están más activos.

Hay que tener mucho cuidado al agarrarlos, ya que se trata de animales nerviosos que pueden caer y hacerse mucho daño.

Son animales nocturnos que se despiertan algunas veces durante el día. A los hámsters, especialmente a los sirios, no les gusta que se les despierte y ello suele conducir únicamente a que se estresen y se enfaden.

Si un hámster se muestra agresivo puede ser que su comportamiento sea producto de alguna patología que le cause dolor o malestar. Para ello debemos consultar con un veterinario especialista en animales exóticos.

Los niños deben ser supervisados cuando estén con el animalito y hay que enseñarles a respetarlos, que no hagan ruido y que tengan cuidado cuando lo agarren. Enseñarles de manera responsable les convertirá en grandes amantes de los animales y evitará posibles sustos.

Los hámsters se deleitan con sus momentos de soledad y la tranquilidad. Si se los atosiga pueden enfermar, volverse apáticos, o incluso mermar su esperanza de vida.
Made on
Tilda