Abene
Cuidado del hurón
El hurón pertenece a la familia de los Mustelidae (Mustelidos) que en latín significa "Los buscadores de ratones".
Si quieres saber más de estos lindos animalitos y de cómo cuidarlos, lee nuestros consejos y le podrás dar una vida muy feliz a tu lado.
Alimentación
Los Hurones son carnívoros, podrían consumir presas enteras. Consumen muy poco, prácticamente nada de carbohidratos y tienen un tracto digestivo corto que fue diseñado para procesar proteínas animales y grasas en vez de carbohidratos.

La mejor opción para una alimentación balanceada es FERRETS DE ABENE que es un alimento completo para hurones en todas sus etapas de vida, (excepto reproducción), debido a la cantidad, balance, alta digestibilidad y absorción de los nutrientes, incluyendo vitaminas, minerales, proteínas, aminoácidos y energía, promueve en los hurones una excelente condición física, manteniéndolos activos, juguetones y con un pelo brillante y sedoso. Ofrece el alimento Ferrets de Abene a libre acceso. Quita diariamente las sobras que no consumieron y reemplázalas con alimento fresco.

Para hurones jóvenes, es conveniente humedecer un poco el alimento. Los hurones adultos deben de comer desde 6 hasta 10 veces más al día. Hurones adultos o de la tercera edad que tengan mas de 7 a 8 años deben recibir especial atención asegurándose que tengan un consumo normal de alimento. Se puede añadir media cucharada de aceite vegetal al alimento 3 veces por semana para que conserve un pelo sedoso y brillante y ayude a la digestión y disminuya las posibilidades de estreñimiento.

Al consumir FERRETS DE ABENE no se requiere complementación con proteínas, vitaminas ni minerales. Si el hurón tiene menos consumo de alimento, o quieres premiarlo por su buen comportamiento puedes darle VITAHURÓN de Abene, premio y complemento nutricional de dos a tres veces por semana.

Los hurones deben contar siempre con agua potable y fresca a libre acceso todo el tiempo

Los hurones aman ciertos alimentos que son muy dañinos para ellos. Mantén a tu mascota lejos de los caramelos, mermeladas, y cualquier alimento con azúcar. También aléjalos de las nueces, almendras, avellanas, etc. son peligrosas porque los hurones no las digieren, y si tragan un trozo algo grande puede resultar en un bloqueo intestinal. Evitar el chocolate, ya que puede resultar tóxico.

Enfermedades
Al llegar a casa es muy importante que no expongas a tu hurón a corrientes de aire, cambios de clima ni debes sacarlo al parque, ni dejarlo convivir con otros animales hasta que cumpla su calendario de vacunación y desparasitación.

Para evitar diarreas no debes someter a tu nuevo amiguito a cambios drásticos de alimento, así que es conveniente que lo sigas alimentando con el mismo producto que le daban en la tienda por lo menos un mes más y hacer el cambio al nuevo alimento periódicamente.

Los hurones deben ser revacunados contra moquillo en por lo menos dos ocasiones más, esta enfermedad es sumamente agresiva y tiene una mortalidad cercana al 100%, así que es muy importante que la prevengas. Llévalo con tu veterinario experto en exóticos y recuérdale que los hurones deben de ser vacunados con productos para hurones y no con vacunas múltiples para perros o gatos. También es conveniente que se vacunen contra la rabia.

La gripa es otro padecimiento que comúnmente compartimos con los hurones, debido a que se transmite con mucha facilidad, así que debes evitar el contacto con tu mascota mientras te encuentres resfriado. Es muy importante que no los auto mediques, mejor llévalo con tu veterinario de confianza.

Los hurones de edad avanzada o geriátricos requieren de cuidados especiales. Clínicamente a un hurón se le considera geriátrico después de que cumple los tres años de edad. Es muy importante que tu mascota visite a su veterinario, el cual por medio de una revisión general y muestra de sangre podrá darse una idea de las condiciones en las que se encuentra tu hurón.

Durante el baño es un buen momento para revisarle la piel, la boca, orejas, ojos, nariz, patas, cola, genitales y ano de un hurón geriátrico. Por medio del suave chorro de agua con el cual lo bañas, puedes revisar con calma la piel, que se encuentre libre de heridas, elevaciones y cualquier lesión extraña; la boca, ojos, orejas, genitales y ano deben tener una coloración normal, las patas deben moverse de manera sencilla y firme.

Golpe de calor

Los hurones soportan con relativa facilidad las bajas temperaturas, pero no sucede lo mismo con el calor. Temperaturas de 30° C, o aún inferiores pueden ser mortales para nuestra hurón si no dispone de agua y sombra. Los días de calor intenso, debes de vigilarlo muy de cerca, y si se percibe agitación, adormecimiento, falta de reacción, ojos opacos o deshidratación (si el pellejo queda "pegado" contra sí mismo al ser pellizcado es un síntoma inequívoco), deben tomarse medidas de inmediato. Lo primero es llevarlo a un lugar fresco y sombreado, y darle agua. Para hacer descender la temperatura corporal de un animal en shock de calor, mójelo con agua fresca (NO fria), o humedezca las almohadillas de sus patas con alcohol. Una vez reanimado, o de inmediato si el hurón no reacciona, llévalo de inmediato a un veterinario.

Ante cualquier problema de salud, no lo dudes: acude al veterinario experto en exóticos. Internet está repleto de consejos e información sobre enfermedades, pero lo cierto es que solo el veterinario puede emitir un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

Alojamiento
Antes de comprar un hurón debes tener en casa todo lo necesario para su correcto cuidado y mantenimiento.

Lo primero que se debes tener es su jaula. Debe ser lo bastante grande para que tenga varias áreas bien diferenciadas, como son el área de higiene, en donde se colocara una bandeja higiénica dónde el hurón hará sus necesidades. Dentro de la bandeja colocaremos el lecho higiénico, inoloro, duradero. (Nunca utilizar viruta de madera o arena de gato). Te recomendamos utilizar CAMA PLUS cama biodegradable de ABENE, está hecho de un material vegetal que ha sido pulverizado, tratado contra parásitos y compactado a alta temperatura de manera que ofrece un material muy absorbente. Lo mejor es que lo puedes desechar arrojándolo al W.C en cantidades moderadas sin taparlo.

También necesitará un área de juegos en donde le puedes poner varios juguetes adaptados al hurón (pelotas, tubo de plástico, etc). Área de comida que cuente con un comedero fijo y un bebedero. Y por último una zona para dormir, en donde puedes colocar una hamaca, un tubo de tela, etc. Es muy importante que el suelo de la jaula sea firme y si puedes evitar las rejas, mucho mejor. Esto es para que el hurón no se dañe las almohadillas, y las paredes de reja para que puede haber suficiente ventilación y evitar la proliferación de bacterias.

Higiene
Si lo deseas puedes bañar a tu hurón una vez cada dos semanas para mantenerlo libre de polvo (lo que es muy útil cuando tu pequeño travieso estuvo cavando túneles en la tierra). Sin embargo, no hay nada malo en hacerlo cada 2 o 3 meses. Los hurones tienen un olor particular (muy fuerte si no se encuentran castrados, lo cual no es frecuente que suceda). Si bañas a tu hurón muy frecuentemente, las glándulas de su piel comenzarán a producir mucha secreción para reponer la eliminada por el baño, y tu mascota tendrá un olor más fuerte. Entonces, MENOS baños es mejor!.

Para bañarlo, debes usar un shampoo apto para gatos cachorros, o uno para hurones si lo consigues. Los hurones suelen jugar en el agua, por lo que el baño no suele ser problemático, pero si tu amigo es la excepción puedes limpiarlo bajo la ducha y será menos traumático para ambos.

Luego del agua y el shampoo, enjuágalo bien. Deja que se sacuda toda el agua posible y sécalo con una toalla. Lo más sencillo suele ser dejar la toalla en el piso y dejar que el hurón haga el trabajo por sí mismo. Nunca dejes que un hurón mojado tome frio, es peligroso para su salud. Luego del baño, entonces, déjalo en un lugar cálido hasta que se seque.

Comportamiento
Cuando un hurón se siente feliz y a gusto en una casa, se convierte en un perezoso por excelencia.

Un hurón no es un hámster o un conejo y si puedes sacarlo a pasear. Eso sí, no lo saques suelto porque eso si puede ser fatal para el animal. Ve a tu tienda de mascotas favorita y pide un arnés y un collar para tu hurón.

Si vas a estar en casa, no lo dejes suelto por ahí haciendo lo que quiera mientras ves la tele, ya que esto te puede llevar a encontrar bastantes cables rotos o mordidos.

Los hurones son "traviesos" por naturaleza, con comportamientos típicos de cavar, esconder, abrir madrigueras, escalar... Los hurones jóvenes son en extremo juguetones y pueden ser un poco brutos y quizás un poco alocados en sus travesuras.

Un comportamiento que puede asustarte, pero es una muestra de felicidad, es la denominada "danza de guerra de la comadreja", con el hurón dando vueltas salvajemente con la espalda arqueada y enseñando los dientes, haciendo ruidos extraños de siseo.

La agresividad en los hurones regularmente se muestra como pequeños mordisquitos o mordiscos más fuertes y es un problema muy frecuente de conducta en los hurones domésticos.

Si se rasca la boca con las patas puede estar asociado a naúseas en los hurones. Éstas no son normales y en caso de que aparezcan no dudes en llevarlo con tu veterinario de confianza para que lo revise.

Masticar el pelo y morderse no suele ser un gran problema en hurones, pero aquellos que lo hacen de manera exagerada o pierden pelo visiblemente, deben ser revisados para descartar enfermedad adrenal, pulgas, u otros problemas dermatológicos como alergias o infecciones.
Made on
Tilda