Abene
Cuidado de las aves acuáticas
Las aves acuáticas son mascotas, sociables, inteligentes y cariñosas. Pueden entender nuestras ordenes, jugar con juguetes e incluso pasearse por la calle. Como todas las aves, requieren cuidados especiales. No es fácil tener un pato de mascota pero si lo haces con responsabilidad y dedicación podrás darle una buena calidad de vida.
Alimentación
Igual que otras mascotas, es necesario mantener una dieta equilibrada para los patos. Los patos pueden comer desde verduras, granos y semillas, hasta insectos y peces. Para un pato de mascota, podemos conseguirle alimento específico para patos como GUS GOOSE DE ABENE que es un alimento balanceado completo y peletizado y contiene omega 3 y 6.

Como alimentos complementarios, podemos darles verduras, zanahorias, maíz, semilla de girasol o cacahuete.

Además, debemos preparar un bebedero suficiente hondo con agua limpia. Los patos necesitan beber agua 24 horas al día.

Alojamiento
Durante las primeras 4 o 5 semanas, es importante mantenerlos en sitios secos y cálidos. Puedes ponerlos en una caja de cartón con una cama hecha de pajas. Para darles calor, se puede colocar un foco de luz en la esquina de la caja.

No los dejes en el agua ya que pueden ahogarse fácilmente. Ten en cuenta que en esta fase aún no tienen suficiente pluma para nadar.

Al pasar 2 meses de tiempo, los podemos llevar fuera de casa siempre que haga buen tiempo.

Igual que las gallinas, los patos necesitan un espacio para andar libremente y también una caseta para protegerse del frio o lluvia. Si vives en el campo, es necesario que sea un corral cubierto para que no entren los gatos u otros animales enemigos.

En el mercado podemos encontrar diferentes modelos de gallinero, que podrían servir para nuestros patos.

También puedes construir un corral barato con ladrillos y mallas. Asegúrate de que puedes limpiar cada rincón del corral con facilidad.

Para que sean felices, es necesario tener un estanque o un charco de agua, o al menos acceso a una fuente de agua limpia para que puedan limpiarse.

Enfermedades
Los problemas de salud más comunes entre los patos son causados por la ingestión de objetos peligrosos o tóxicos, agua insalubre, y lesiones. Aquí, una lista de los problemas más comunes y cómo proceder.

Problemas nutricionales:
Si tus patos presentan problemas de salud, pero no hay ninguna señal obvia de enfermedad o de lesión, puede ser que su dieta le esté causando problemas. Lo primero es comprobar si están comiendo plantas venenosas. Lo siguiente, probar a cambiar su comida. Y lo último, comprobar su garganta. Los patos cogen de la tierra todo tipo de comida, corriendo el riesgo de que cosas desagradables se queden atascadas en su garganta, lo que podría provocar una pérdida de peso gradual, letargo y finalmente la muerte.

Cojera:
Los patos tienen las patas y los pies muy frágiles, por lo que nunca los agarres por esa parte de su cuerpo. Si descubres que tienen cortes en la planta de los pies, limpia y desinfecta la zona, y después mantenlos sobre paja limpia hasta que se hayan curado. Ocasionalmente, los patos pueden tensar un músculo de la pierna teniendo como resultado una cojera. En este caso, es bueno que el pato se ejercite nadando, así sanará sus músculos. A veces, una deficiencia de la vitamina B3 (niacina) puede causar cojera también. Esta es una vitamina soluble en agua que puede ser añadida al agua que beben o dándoles de comer tostadas con Marmite hasta que la cojera desaparezca.

Lombrices:
Si tus patos tienen lombrices, la producción de huevos disminuirá y su apetito aumentará. Las aves también pueden tener diarrea como síntoma, pero si tienen solo diarrea no implica necesariamente la existencia de lombrices. Ponte en contacto con tu veterinario/a, te dará la medicación necesaria a incluir en la alimentación de tu mascota. Flubenvet es un medicamento usado comúnmente para tratar este problema.

Piojos:
Síntomas: blanco en la base de la pluma cerca del conducto de expulsión, y en los casos más graves también se extiende por el resto de plumas. Lo blanco, son los huevos de los piojos. Si encuentras huevos de piojos alrededor del conducto de expulsión comprobando la salud de tu pato, retíralos y pon vaselina alrededor de la zona, (si el problema persiste usa una pomada de azufre). Para prevenir este problema, espolvorea el nido con polvo antipiojos cada semana. Y no te asustes, no se extenderán a otros animales o irán a por ti.

Ácaros rojos:
Síntomas: descenso en la producción de huevos. En los casos más graves, el ave podría parecer un poco pálida debido a la pérdida de sangre provocada por los ácaros, que la chupan. No encontrarás nada inspeccionando a tus aves durante el día, ya que solo las mordisquean por la noche. Echa un vistazo mensualmente para ver si hay ácaros en alguna cavidad. Hay sprays disponibles para prevenir este problema durante ciertos periodos de tiempo.

Bronquitis infecciosa:
Síntomas: descenso de la producción de huevos, cáscaras finas, ásperas y arrugadas, estornudos y descargas por las fosas nasales. Es muy poco probable que tus patos contraigan esta enfermedad, pero si se diese el caso, la enfermedad debería durar solo dos semanas. La producción de huevos mejorará, pero seguramanete nunca vuelva a ser tan buena como antes, obteniendo huevos poco fiables.

Aspergilosis:
Síntomas: sed, jadeos, letargo. Evita este problema limpiando la bandeja de excrementos regularmente. Las aves jóvenes son las más vulnerables a esta enfermedad, pero las aves adultas también pueden contraerla. Resulta de la inhalación de esporas de sustancias con moho. Desafortunadamente, no hay cura. Lo mejor para el pato sería pasar a mejor vida. Si no eres capaz de hacerlo, busca la ayuda de un veterinario/a.

Ante cualquier problema de salud, no lo dudes: acude al veterinario experto en exóticos. Internet está repleto de consejos e información sobre enfermedades, pero lo cierto es que solo el veterinario puede emitir un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

Generalidades
Es importante recordar que los patos NO son mascotas para tener en piso. Si vives en la ciudad y no tienes un jardín, un pato no es la mascota más adecuada.

Los patos son animales sociables. Es aconsejable que tengas dos al menos.

Si son patitos durante las primeras 4 o 5 semanas, es importante mantenerlos en sitios secos y cálidos. Puedes ponerlos en una caja de cartón con una cama hecha de pajas. Para darles calor, se puede colocar un foco de luz en la esquina de la caja.

No los dejes en el agua ya que pueden ahogarse fácilmente. Ten en cuenta que en esta fase aún no tienen suficiente pluma para nadar.

Al pasar 2 meses de tiempo, los podemos llevar fuera de casa siempre que haga buen tiempo.


Made on
Tilda