Abene
Cuidado de las Tortugas Terrestres
La tortuga terrestre es un reptil muy tranquilo de sangre fría que necesita de muchos cuidados. Sigue nuestros consejos y has que tu amiguito tortuga viva muy feliz.
Alimentación
Una dieta adecuada para tortugas de tierra debe tener un contenido alto en fibra que incluya hierba, plantas, flores, verduras, trozos de carne cruda, lombrices y todo tipo de frutas excepto cítricos. El sol es imprescindible para las tortugas de tierra, ya que es la forma en la que fijan el calcio de la dieta para mantener bien sano y fuerte su caparazón. Por eso, deben tomar el sol durante al menos 15 minutos al día. Para su alimentación diaria, puedes probar varios alimentos formulados específicamente para tortugas de tierra y observar cuál es el que más le gusta. También puedes intentar darle pienso seco para perros o gatos una vez por semana.

Aún así, necesitarás completar su dieta con un suplemento de calcio, ya que resulta complicado seleccionar los alimentos apropiados para que la proporción de calcio y fósforo sea correcta. También tendrás que aportar una cantidad determinada de complementos vitamínicos a la dieta de tu tortuga de tierra. Debes tener mucho cuidado con las cantidades, ya que si intentas contrarrestar la falta de luz solar con un exceso de vitamina D3 puedes provocar que tu tortuga de tierra desarrolle enfermedades como la hipercalcemia, la mineralización de los tejidos blandos o la enfermedad renal. Por otro lado, un aporte de calcio insuficiente junto con la falta de luz y calor solar podría producir un hiperparatiriodismo nutricional secundario a tu tortuga de tierra.
Enfermedades
Terrarios para tortugas de tierra

Lo principal es que el terrario para tu tortuga de tierra sea los mas grande posible, para que pueda moverse sin problemas. También debes poner en el suelo del terrario un buen sustrato, con partículas de gran tamaño para que tu tortuga no se las coma y que no sea irritante ni tóxico. Puedes usar papel de periódico, pero tendrás que cambiarlo por completo con más frecuencia que el sustrato, para que el terrario se mantenga limpio y seco. Si decides utilizar un lecho natural a base de arena, tierra y follaje, tendrás que mantener un control exhaustivo del terrario para mantener una higiene apropiada y evitar que tu tortuga se coma estos materiales.

También es muy importante que vigiles la humedad, la temperatura y la iluminación del ambiente. Lo ideal es que coloques el terrario para tortugas de tierra cerca de una ventana, donde tenga luz directa y buena ventilación. Si esto no te resulta posible, tendrás que colocar lámparas especiales para terrarios y fuentes artificiales de calor. Las tortugas necesitan hibernar, de manera que debes crear dentro del terrario un lugar donde tu tortuga pueda esconderse durante todo el invierno. Durante esta época del año tu tortuga hará una sola cosa: dormir. No te preocupes si no la ves comer ni moverse.

El agua es un elemento esencial en los terrarios para tortugas de tierra. Necesitarás que haya siempre un recipiente con agua limpia y fresca, pero además resulta muy estimulante para algunas tortugas contar con una fuente de agua corriente. Si tienes la posibilidad, saca a tu tortuga de tierra de su terrario de vez en cuando para que haga algo de ejercicio. Una pequeña caminata por un espacio con hierba y plantas naturales resultará muy beneficioso para su salud. Por supuesto, todos estos cuidados quedarán en un segundo plano si tu tortuga de tierra puede vivir libre en un jardín. Ella misma elegirá sus lugares preferidos para tomar el sol, hibernar y realizar sus largas y pausadas caminatas diarias.

Enfermedades
Debidas a Deficiencias Ambientales:

Las Tortugas son muy sensibles a los cambios ambientales y mantenerlas en unas condiciones de temperatura poco adecuadas les provocará debilidad y se quedarán más indefensas ante cualquier enfermedad.

Un descenso de la temperatura debido a problemas en el sistema de calentamiento por ejemplo, llevaría a nuestras tortugas a dejar de comer y en consecuencia a una progresiva debilidad.

Enfermedades de la piel y del Caparazón:

* Ectoparásitos:

- Los Insectos: El problema más frecuente es la miosis, debida al desarrollo en los tejidos de la tortuga de larvas de mosca.
- Los Ácaros: La Sarna se observa en algunos casos en estas tortugas. Las larvas se suelen observar unos puntos naranjas en las axilas y en las ingles.
- Las Sanguijuelas: es prácticamente imposible que las tengan, ya que sólo se dan en estado salvaje.
- Los Hongos: Las micosis se desarrollan más fácilmente en animales débiles que padezcan úlceras y que vivan en una excesiva humedad.

* Llagas:

Debidas a mordeduras entre ellas mismas al disputarse la comida, durante el apareamiento, etc.
Se puede utilizar Betadine® (Polividona Yodada) en la herida 2 veces al día hasta curación.

* Dermatitis de Humedad:

Afecta principalmente a la piel y al caparazón. Se puede aplicar Betadine®.

* Hipervitaminosis:

Provoca lesiones en la piel, sobretodo en el cuello y en las patas.
Puede solucionarse cuidando las úlceras y deteniendo el aporte de vitamina A durante algunos meses.

* Osteodistrofia Nutritiva:

Son deformaciones en el esqueleto debidas a un desequilibrio alimenticio o a la falta de baños de sol o en su defecto luz artificial de imitación a la radiación solar. En las tortugas jóvenes determinarán importantes deformaciones cuando sean adultas.

Un desequilibrio mineral puede provocar fracturas, por eso es muy importante que tomen el sol, ya que de no hacerlo, son incapaces de asimilar diferentes vitaminas y minerales, lo que les producirá debilidad en los huesos.

* Desprendimiento de las placas del caparazón:

Debido a un exceso de humedad o a un fallo renal pueden perder las placas córneas del caparazón, hecho que puede ir acompañado de lesiones ulcerativas.
Para poner remedio hay que lavar bien la zona y limpiar con antiséptico tipo Betadine®.

* Fracturas o lesiones del caparazón:

Pueden ser a consecuencia de caídas, aplastamientos o carencias alimentarias.

Por lo general habrá que acudir al veterinario para que realice la cura, ya que si el caparazón está roto habrá que utilizar una resina especial para soldarlo.

* Muda Difícil:

Las tortugas al mudar suelen perder uno o más escudos simultáneamente. El perder los escudos puede resultar dificultoso debido a una temperatura ambiental inadecuada, a disfunciones endocrinas del tiroides, heridas, cicatrices, etc.

Enfermedades del Aparato Digestivo:

* Crecimiento exagerado de picos y garras:

El tratamiento o prevención consistirá en suministrarles una dieta correcta y limar cuanto sea necesario las uñas y los picos. Hay que tener precaución al cortar o limar las uñas ya que pueden sangrar si se cortan demasiado y si esto sucede hay que desinfectarlo bien con Betadine®.

* Estomatitis ulcerativa o necrótica (úlceras en boca):

La sintomatología a observar es un acumulo de saliva espumosa (blanca, amarilla o verde) alrededor de los labios y la boca, con deformidad facial y abscesos.

El tratamiento consistirá en primer lugar en subir la temperatura del habitáculo hasta los 26ºC, luego administrar vitamina C y una dieta equilibrada.

* Inflamación Bucal:

Debidas en casi todas las ocasiones a la falta de vitamina C.

* Vómitos:

Hay que ponerlas a temperatura elevada alrededor de los 26ºC. Si no está muy débil es mejor dejarla un par de días sin comer para que pueda recuperarse.

* Diarreas:

Se pueden deber a una mala digestión o a un cambio brusco de temperatura. Si no está muy débil es mejor dejarla un día sin comer para que pueda recuperarse. Interesa mucho que la tortuga se hidrate, por lo que se le realizarán baños (4 veces al día) de 15 minutos cada uno en agua tibia, teniendo cuidado que no haya demasiada agua y pueda ahogarse.

* Parásitos Intestinales:

Son muchas las tortugas que los poseen y a pesar de lo que se pueda pensar, en la mayoría de los casos son los causantes de la muerte de las tortugas. Poco a poco van debilitando a la tortuga hasta tal punto que pierde el apetito y poco a poco las va matando.

Los Nemátodos (gusanos cilíndricos) suelen aparecer en los excrementos, provocando obstrucciones del tubo digestivo. En general la presencia se debe considerar como normal, pero hay que tener en cuenta que se reproducen rápidamente.

Los Flagelados se observan cuando los excrementos aparecen fluidos.

* Estreñimiento:

A veces se produce por la ingestión de arena o por una alimentación defectuosa.

* Cloatitis y prolapso Cloacal:

Se observa por la aparición de una masa roja brillante en la zona cloacal.
El prolapso puede producir en el macho la salida del pene. Debe desinfectarse la zona con agua oxigenada y acudir al veterinario para que efectúe un pronóstico.

Generalidades
Una tortuga terrestre puede vivir cerca de 80 años así que por tal cantidad de tiempo se requiere que estés bien seguro antes de adquirirla, tanto si dispondrás del tiempo como de la inversión para su cuidado.

Las tortugas terrestres, a diferencia de la variedad acuática, son mayoritariamente vegetarianos y permanecen durante la mayor parte de su tiempo en zonas terrestres. Son muy demandadas como mascota y con buenos cuidados, muchas especies se adaptan al entorno humano.

En general, son animales muy delicados, por supuesto hay que cuidarlas de las caídas, nunca deben invertirse y mantenerlas alejadas de otras mascotas como perros o gatos. Son bastante amistosas, incluso pueden reconocer a sus dueños, pero no es bueno obligarlas a salir de su refugio.


Made on
Tilda